Villarlod es un pueblo suizo de carácter rural en donde la mayoría de los edificios patrimoniales construidos son granjas. Este proyecto, la ”Casa de Pueblo” del estudio local Index Architects, es una versión moderna de la forma a dos aguas de los graneros y granjas que caracterizan la región.

La casa, con frontones asimétricos revestida con tejas de arcilla,  tiene la forma de un gran granero de madera, colocado sobre un zócalo de mampostería que resuelve la relación con el campo, asumiendo así los sistemas de construcción tradicionales.

Se le dio un toque moderno a la casa al extender los aleros en la fachada suroeste, exagerando la forma del edificio y dándole más espacio al interior. Los aleros aseguran que las grandes aberturas acristaladas que recubren las áreas de vivienda estén protegidas de la luz solar directa y confieren a los extremos su forma distintiva y asimétrica.

En todo el proyecto se emplearon métodos y materiales de construcción tradicionales para reforzar su conexión con la arquitectura local.

La sección simple y uniforme de la casa permitió la creación de una secuencia de diferentes zonas funcionales dentro de un espacio abierto continuo. La trama se inclina levemente, por lo que un conjunto de escalones desciende a ambos lados de la entrada para conectar un dormitorio en un extremo de la casa con la cocina de doble altura, el comedor y la sala de estar en el otro.

Las habitaciones se organizan alrededor de un núcleo central que contiene un inodoro y espacios de servicios públicos, así como una escalera que conduce a la planta superior. Los dormitorios y un gran espacio de estar en el primer piso reciben luz natural de una fila de lucernarios colocados en el techo inclinado. Un espacio por lo demás inutilizable debajo de la parte más baja de los aleros en el nivel de acceso incorpora un piso hecho de malla blanca donde los niños pueden jugar y descansar.

Una estructura independiente separada al este de la casa principal proporciona un garaje simple y un área de almacenamiento que continúa la forma a dos aguas del edificio.

El principal material de construcción son las tejas de arcillas. Utilizadas en el techo y en todas las fachadas expuestas, es el material duradero y económico que tradicionalmente se usa tanto en el techo como en la fachada para proteger contra los elementos. La fachada sudoeste es de madera porque goza de un buen sol y, protegida por un alero, está menos sujeta al viento y la lluvia.

plantas

secciones