A las afueras de Goyang-si, en Corea del Sur, se encuentra esta mini aldea compuesta por 19 casas cuyas cubiertas metálicas y coloridas hacen eco del paisaje montañoso donde se encuentran. El proyecto ”Stella Fiore”, proyectado por IROJE KHM Architects, es un enclave ”para escapar del monótono paisaje urbano y de la sociedad moderna”. Los volúmenes se entendieron como ”estrellas arquitectónicas” modeladas por requisitos importantes para la arquitectura.

Para introducir suficiente luz solar y vistas circundante en los espacios interiores de cada nivel, se diseñaron los techos en ángulo y para proteger la privacidad de la vista del vecino, las paredes inclinadas se unen a las masas principales. Los espacios intermedios entre cada casa son recorridos y enmarcan una vista pintoresca del paisaje opuesto. El camino principal de esta mini ciudad es una forma de transporte, al mismo tiempo es una plaza para crear lazos de amistad con los vecinos.

Dada la topografía, las casas se desarrollan en niveles que asumen la forma del terreno. Así, los espacios interiores son áreas pequeñas pero con una experiencia interesante de espacio.

Los 3 tipos de plantas, los 4 tipos de formas y las envolventes de aluminio de colores identifican todas las 19 unidades como individuales. De este modo, el proyecto inmobiliario pretende ser pionero en un enfoque que no busca vender bienes raíces, sino cultura en Corea.

”Ahora las casas deben convertirse en un lugar de entretenimiento cotidiano donde se pueda disfrutar de la vida, en lugar de una simple máquina para vivir.”