El estudiante eslovaco Ján Forgác se ha graduado como diseñador de la Universidad Tecnológica Eslovaca en Bratislava con una silla compuesta que incluye estructura metálica como soporte y asiento hecho de material 100% biodegradable y reciclable. La silla HAY utiliza heno seco y paja mezclados con adhesivo de celulosa. La mezcla se formó en un molde a alta presión.

La estructura base de la silla esta hecha con varillas de acero dobladas que se encajan, sin ninguna pieza adicional, con el asiento. Debido a razones de ergonomía, la silla es adecuada solo para ser usada en períodos cortos de tiempo, no más de 20 minutos.

Como las sillas son livianas y fáciles de colocar, se pueden usar en espacios públicos como centros culturales y comerciales o salas de espera. HAY muestra que la forma y el material pueden contar una historia común.