La arquitecta estadounidense Jennifer Bonner ha completado esta residencia unifamiliar de 204 metros cuadrados ubicada en Atlanta, Georgia, Estados Unidos. La ”Haus Gables” es una de las dos únicas residencias en el país hechas de madera laminada cruzada (CLT), un material de madera excepcionalmente fuerte producido al pegar capas de madera que se alternan en la dirección.

Un proyecto de investigación  sobre las tipologías de techos encontrados en el sur de Estados Unidos informaron el diseño de la arquitecta fundadora del estudio MALL. La casa es un grupo de seis techos a dos aguas, combinados para formar un solo techo. En un intento de volver a trabajar los paradigmas espaciales del pasado, como la planta libre de Le Corbusier y el plan de acción de Aldof Loos, el diseño de Jennifer ofrece el plano del techo como una forma de organizar la arquitectura.

Aquí, la planta de techos define habitaciones, pasarelas y espacios de doble altura en el interior alineando estos espacios con las cumbreras y planos en el techo de arriba. En este caso, el plano de planta es el resultado del techo.

Desde una vista lateral, una forma asimétrica y desconocida reemplaza el tradicional alzado de la casa, como si se recortara la forma habitual. Perfiles extraños emergen en las cuatro elevaciones a medida que los seis techos a dos aguas se cortan en la masa del perímetro.

Otras alteraciones leves de lo normal incluyen las inclinaciones del techo que son mucho más pronunciadas que las que se encuentran en los estándares de la industria. La casa, que se asienta sobre un terreno de 8 metros de ancho, tiene un ancho de 6 metros, el mismo tamaño que una casa móvil de un solo ancho. La casa extrañamente delgada genera ideas para la aplicabilidad del plano del techo a entornos urbanos más densos.

Todas las paredes, pisos y techos exteriores e interiores están hechos de paneles macizos de madera laminada cruzada, un material ampliamente utilizado en la construcción en el extranjero pero que es nuevo en el mercado estadounidense. Cortado a medida, colocado en su lugar y ensamblado dentro de catorce días, el CLT en la Haus Gables permite una casa sólida que evita la construcción del balloon frame.

El proyecto también se involucra en la exploración conceptual de la materialidad a través de una serie de acabados falsos que cubren el exterior y partes del interior en oposición a las expectativas. El terrazo negro no se vierte en su lugar y se pule, sino que se aplica como una baldosa delgada, mientras que la placa de astillas orientadas (OSB) se reemplaza por baldosas de cerámica con apariencia de OSB.

Los acabados de mármol en el dormitorio y el baño adyacente están hechos de materiales inverosímiles, que incluyen dibujos de vinilo y dibujos animados, en lugar del mármol real, italiano, que a menudo se desea. Estos acabados de imitación que cubren el ambiente interior parecen indicar divisiones espaciales, cuando en realidad no se corresponden con los límites reales de ninguna habitación.

En el exterior, dos lados de la casa están cubiertos de falsos ladrillos hechos de estuco. Así, la ”Haus Gables” reconoce una antigua tradición de acabados falsos en el sur de Estados Unidos, que históricamente se debe a la incapacidad de adquirir materiales preciosos y el deseo subsiguiente de “falsificarlos”.

Con el uso de materiales no convencionales y un diseño de techo inusual, la ”Haus Gables” es una exploración de nuevas formas en que la forma, la organización espacial y el material pueden funcionar en un hogar.

planta baja y planta alta