Ubicada en la parte superior del lote, esta casa proyectada por el arquitecto portugués João Vieira de Campos, en un barrio de Porto, está construida sobre una casa preexistente. La nueva construcción preserva el sentido y las relaciones casa-terreno de la configuración original.

La Casa Vilarinha aparece como un impresionante volumen detrás de una vegetación adulta: una combinación del diseño del vacío del árbol, el tamaño del programa previsto, el estilo de vida y otras restricciones legales.

La casa tiene 3 pisos interconectados por una escalera abierta. En la planta principal, la planta de acceso, está la sala de estar y cocina con relación directa al patio exterior orientado al oeste. En el segundo piso, dos habitaciones con instalaciones sanitarias independientes con áreas reducidas se caracterizan por sus techos altos y blancos que refuerzan el diseño exterior de la cubierta. Finalmente, en el nivel de sótano, parcialmente enterrado, aparece un espacio para recreación y limpieza general.

Los dos patios (este-oeste) son estructuras independientes que recuerdan las diferentes perspectivas de lo que es un patio típico en esta intervención.

planta sótano, planta baja, planta alta