Cuando los alimentos dejan de crecer, la población aumenta y el clima se vuelve más extremo, ¿Qué alternativas tenemos?. Los investigadores pronostican una escasez de alimentos próxima causada por la superpoblación y el clima extremo. Al observar más de cerca lo que las personas comían en tiempos de hambruna o para sobrevivir, los líquenes (simbiosis entre un hongo y un alga) aparecen como una alternativa recurrente. Las personas muertas de hambre ya no morían y ni siquiera tenían síntomas de desnutrición. Se trata de ”comestibles invisibles” que están en todas partes, pero aún se desconoce su verdadero potencial como alimento para el ser humano.

Con estos antecedentes, la estudiante austriaca Julia Schwarz se ha graduado de la Universidad de Artes Aplicadas de Viena con ”Unseen Edible” o ”Comestibles invisibles”, una gama de productos alimenticios a base de líquenes. Se invitó a la gente a probar estos productos, desde pan, mostaza, copos de maíz , barras de granola y mantequilla hasta pesto y pasta, durante la Vienna Design Week 2018. Julia diseñó empaques para todo, incluyendo pegatinas coloridas que revelan el tipo de liquen utilizado.

Según los cálculos, hay al menos 20,000 especies diferentes de líquenes, y crecen en aproximadamente el seis por ciento de la superficie de la tierra. Son uno de los organismos vivos más antiguos del planeta, capaces de sobrevivir en casi cualquier superficie y soportar condiciones extremas.

”Los líquenes todavía se confunden con el musgo. Pero hay una gran diferencia, mientras que el musgo tiene un valor nutricional de casi cero, el liquen tiene superpoderes. Incluso es medicina. A través de la investigación sobre diferentes fuentes alimentarias alternativas, el liquen mostró un gran potencial junto a las algas y los insectos. El liquen es una simbiosis de hongos y algas, es muy resistente, incluso podría crecer en Marte”, comenta Julia Schwarz.