En el centro de Estocolmo, detrás de un par de arcos grandes, el arquitecto italiano Matteo Foresti ha finalizado el interior de Kale & Crave, un restaurante de 4 pisos organizado al interior de un espacio antiguo que fue completamente reinventado. Un fondo suave y uniforme combinado con muebles de roble y algunos otros detalles en negro son la escenografía para el acto principal: la colorida comida presentada en el restaurante.

Muros, pisos y las escaleras existentes se derribaron para valorizar la calidad del edificio caracterizado por paredes gruesas y geometrías definidas. Las líneas nítidas vuelven a dibujar todas las conexiones horizontales y verticales que definen nuevas jerarquías.

Un generoso vestíbulo da la bienvenida a los clientes al restaurante. Este espacio de doble altura está dominado por las escaleras y su bóveda y conecta la calle con el mostrador, el piso superior, la cocina y los pisos inferiores.

La planta superior acomoda algunas mesas y da al vestíbulo. Esta habitación, que arroja una ventana semicircular, da a la calle y al jardín cercano. En el segundo nivel y piso intermedio se encuentra la parte inferior del restaurante que da hacia el tranquilo patio de la propiedad. En este nivel también se ubica la cocina principal. La planta más baja alberga los baños, la sala de personal, los refrigeradores y las salas técnicas.

planta baja/intermedia y planta alta

secciones