El estudio Bosco D´angelo ha transformado una antigua pizzería ubicada en la ciudad argentina de Embalse para transformarla en ”La Blonda”, un restaurant que logra una unidad entre planta baja y alta, aprovechando las vistas hacia las sierras de Córdoba, teniendo en cuenta la orientación y algunos elementos existentes, como las aberturas, y la estructura metálica a la vista.

La organización del restaurante se orientó hacia ambas fachadas de la esquina, compuesta por ventanales que bañan de luz todo el local.  Además se priorizó la iluminación artificial, logrando diferentes sectores con luz cálida y ténue, diseñando algunas lámparas como elementos claves del proyecto.

La madera, las plantas y el metal (negro y oxidado) son los materiales protagonistas de la pieza arquitectónica. La madera en su mayoría como revestimiento en forma de tablas que brindan al espacio unidad, aportando un ritmo y expresividad en contraste con la paleta de colores oscuros en paredes y techos. Al mismo tiempo las plantas constituyen un papel fundamental ya que además de brindar un espacio placentero, permiten intimidad y diferentes tipos de distribuciones de las mesas, de acuerdo a los sectores. El metal negro, empleado en estanterías y fondo de barra junto con la chapa oxidada de los maceteros y la cartelería recorren el espacio envolviéndolo en una misma atmósfera.

Dos puntos muy innovadores se tuvieron en cuenta al momento de diseñar el restaurante: se pensó un sector con bachas unisex, apostando a la inclusión e interacción y se proyectó una zona de lectura, con piezas de diseño a modo de biblioteca para alojar diarios, revistas y libros, incentivando la lectura para aquellos que visiten el lugar.