Desde el diseño de posavasos, pasando por la identidad de marca, hasta la ejecución de pequeñas reformas interiores han sido parte del trabajo de Ultramarina Studio, una oficina especializada en la creación de conceptos creativos y visuales, para actualizar la apariencia del antiguo colmado de barrio. De esta manera surge ”La Colmada”, un gastro-espacio en pleno corazón del barrio madrileño de Malasaña, en España, que es mitad tienda y mitad bar.

”Existían dos puntos importantes a la hora de crear la identidad: Por un lado que el local respirase la esencia de los antiguos colmados y ultramarinos de barrio. Por otro destacar la apuesta de sus dueños por el producto local y de calidad.”, explica el equipo de Ultramarina Studio.

Por su parte, el socio de La Colmada, Alejandro Abades, comentó: ”En estos días la gente está pidiendo espacios de este tipo, con productos caseros tradicionales y cierto apego al vecindario”.

La línea gráfica de la identidad se apoya en una serie de patterns inspirados en diferentes elementos del local, así como de los productos que se pueden consumir en La Colmada y cuyas formas son una parte fundamental del espacio y sus platos.

Múltiples soportes y elementos de packaging con producto van a ir incorporándose poco a poco a la oferta de La Colmada, por lo que fue necesario crear una identidad muy flexible que no condicionase, en el futuro, la incorporación de la misma a estos nuevos formatos.

Por último, una leve reforma, manteniendo los dos espacios originales del local, aunque dándoles un aire más luminoso en la que el monocromo es el protagonista. El espacio de la entrada está pintado de azul, recordando a los productos del mar, y la continuación es de tonos verdes, acercándolo al campo y la naturaleza.