En medio del único claro de este bosque, y sin derribar ni un solo árbol, se encuentra casa ”La Negrita” proyectada por Morini Arquitectos a las afueras de la localidad argentina de Mendiolaza. Frente a un bucólico emplazamiento, los propietarios querían sentir que los árboles del lugar fueran parte del espacio interior y viceversa mientras la presencia de la calle queda negada por una fachada opaca. Se trata de una casa totalmente introvertida, misteriosa hacia la calle y extrovertida, casi exhibicionista, hacia el interior.

La idea desde el primer momento fue la de un gran muro negro al cual se le irían adosando distintas piezas o 0”casitas” de acuerdo al programa. Originalmente era una sola y con el paso del tiempo se decidió construir tres para alojar living/comedor/cocina, habitación principal y cochera.

La idea de la fragmentación  del programa en pequeñas piezas surge de la situación de la joven pareja y como esta irá cambiando a través del tiempo, seguramente se irán agregando más piezas y en esta búsqueda tratar de no perder la esencia de la idea original.

El resultado final, es el de una casa de transiciones, de la ligereza de la chapa negra exterior a la pesadez del hormigón del interior, del negro al blanco, de la opacidad en la fachada de ingreso a la transparencia del espacio interior.

planta general