En el marco del Día Internacional del Reciclaje, el Departamento de Ambiente y Espacio Público del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires -Argentina- invitó al colectivo español Luzinterruptus a instalar una de sus piezas más representativas: ”Laberinto de residuos plásticos”. Como siempre, la idea fue invitar a los argentinos y transeúntes en general a reflexionar y discutir sobre el problema del plástico a través de una instalación inmersiva y laberíntica en la que los visitantes se sintieran desorientados y deseando encontrar la salida.

”Además de provocar incomodidad dejando a la vista el plástico consumido en el entorno, también queríamos mostrar cuáles son las marcas de bebidas más populares, y por lo tanto las que más plástico están aportando al medio ambiente. Para ello, conservamos todas las etiquetas de las botellas. La mayoría de ellas de agua mineral, aunwue había grandes cantidades de refresco.

En cuanto al consumo de plástico, todo está dicho, pero no queremos dejar de comentar aquí que el descontrolado consumo de líquidos embotellados está generando gravísimos problemas en países pobres, cuyos acuíferos están siendo privatizados y comprados por grandes multinacionales que sólo buscan su enriquecimiento, haciendo suya el agua, que es el mas importantes recurso natural de la tierra y un derecho fundamental para todos sus habitantes.” comentó Luzinterruptus en un comunicado.

Para llevar a cabo la instalación urbana, el colectivo recolectó más de 15.000 botellas recicladas del consumo de la ciudad. Para lograrlo, trabajaron con las cooperativas de recicladores urbanos locales. Para toda la manipulación y ensamblaje, se contó con la ayuda de colectivos locales que trabajan en temas mediombientales y de reciclaje que ayudaron a entender el sistema de reciclaje de la ciudad.

Con las más de 15.000 botellas seleccionadas, limpias e iluminadas, Luzinterruptus construyó este laberinto de mas de 200 metros lineales, que ocupó un volumen de 12×22 metros, y que una persona, a paso normal, tardó casi 5 minutos en recorrer. En medio del recorrido, un cambio del sentido de la marcha hizo que la sensación de desorientación fuera real.

”Laberinto de residuos plásticos. Buenos Aires 2018” Estuvo ubicado en uno de los espacios más emblemáticos de la ciudad, la Plaza Vaticano, frente al Teatro Colón, y permaneció instalado una semana, abierto las 24 horas al día con acceso libre a todos los públicos. La pieza sirvió también como escenario para otros eventos relacionados con el reciclaje.