El movimiento radical feminista de todo el mundo observó hace poco tiempo el alzamiento de una campaña comunicacional que protestaba contra la práctica masculina de separar las piernas en la posición sentada como una forma de ”usar el cuerpo para dominar a las mujeres”. Aquella actitud corporal fue llamada ”manspreading”.

En este contexto, la diseñadora Laila Laurel se graduó de la Universidad de Brighton, en Inglaterra, con una silla que evita el ”manspreading”, como parte de un proyecto que tiene como objetivo ofrecer soluciones a los problemas sexistas que experimentan las mujeres.

El par de sillas de Laurel, titulada ”A Solution for Man-Spreading”, se creó como una respuesta irónica al gesto de separación de piernas en el transporte público, lo que invadiría los asientos de otras personas. “Creo que el humor es una herramienta realmente interesante para abordar los problemas sociales”, dijo Laila Laurel.

Laurel diseñó dos sillas en un intento por crear una representación física de este problema cotidiano “frustrante”. Una silla es para la “mujer”, o para la persona que se identifica como la mujer que es alentada a sentarse con las piernas separadas para ocupar más espacio, y la otra es para el “hombre” que deberá sentarse con sus piernas juntas.

“Creo que alentar a las mujeres a considerar la forma en que se mueven por el mundo o el espacio que ocupan en relación con los hombres es poderoso, porque es un tema tan intrínseco e inmenso, y sin embargo no siempre se considera”, explicó. Laurel.

“Creo que los hombres tienen una tendencia a ordenar el espacio y requieren que las mujeres se muevan para ellos mucho más que a la inversa”, continuó. “Para lograr la igualdad de género es imperativo considerar muchos aspectos diferentes del sexismo”.

Las sillas fueron diseñadas como parte de un proyecto de un año de duración llamado ”Feminismo en la Tercera Dimensión” (ver video al final), en el que Laurel ha intentado usar el diseño para identificar y ofrecer soluciones a los problemas sexistas que experimentan las mujeres.

“Espero que el mensaje que envíen mis trabajos actuales y futuros sea el de una joven que está usando su práctica de diseño para crear un trabajo divertido, poderoso e interesante en torno a la igualdad y el feminismo”, concluyó Laila Laurel.