Diabla, la línea outdoor de Gandiablasco, presenta ”Plisy”, una línea de lámparas portátiles que, por sus pliegues de un material inesperado, al estar hecha en polietileno, y su cordón a modo de bolso de pulsera, es el complemento de iluminación perfecto para dar un toque divertido a una velada al aire libre. Una lámpara portátil que traslada la estética de las elegantes pantallas plisadas de interior a una pieza especialmente ideada para su uso en el exterior. Una especie de reinvención estilosa y tecnológica del farolillo de jardín, que incorpora luz led y se carga por inducción.

Diseñada por Alejandra Gandía-Blasco Lloret, ”Plisy” es una lámpara que toma inspiración no solo de las pantallas clásicas del ámbito de la iluminación sino también de la moda, de ahí su cordón de tela náutica que permite transportarla como si se tratara de un bolso wristlet. Esta mezcla de referencias a la hora de concebir el diseño de ”Plisy” no es casual pues son inspiraciones habituales que Alejandra Gandía-Blasco fusiona en sus procesos de creación, en los que intervienen inquietudes personales muy variadas, desde las expresiones artísticas más tecnológicas a la moda o la artesanía. Un homenaje a los tejidos plisados y sus aplicaciones en múltiples contextos.

Aunque ”Plisy” es portátil y se puede colgar o colocar en cualquier parte, viene acompañada de un pie hecho en varilla de hierro termolacada, un soporte de sutil apariencia que recuerda a los que se usan en los restaurantes más elegantes para acomodar los bolsos junto a sus propietarias. Por eso, aunque esté especialmente diseñada para un uso en el exterior, también puede emplearse en interiores para ambientar una mesa de comedor.

La de la lámpara es por cable USB. Necesita de 7 horas para cargarse y su duración máxima es de 10 horas, que se puede regular con tan solo rozar con los dedos el botón de encendido.