¿Cómo crear un patrón único para cada producto cerámico industrial? El proyecto ”Coffire” del diseñador chino Zhekai Zhang podría ofrecer una respuesta al utilizar borra de café para colorear una serie de lámparas de cerámica.

Inspirado en las antiguas técnicas de cocción de cerámica, el proyecto pretende crear un producto “imperfecto” que establezca una relación entre la producción industrial estandarizada y la artesanía. El resultado es una serie de lámparas colgantes de efecto mármol, de color rojizo, cada una con su propio patrón único de remolinos y texturas.

La innovadora tecnología de coloración utilizada en las lámparas de Zhekai Zhang deriva de la antigua tecnología de quema de posos. Durante el proceso de cocción a baja temperatura a 700-1000 °C, los posos de café en la superficie de la lámpara liberarán biodiesel y azúcar. Bajo la influencia de la temperatura, la humedad, la concentración de los posos del café y otras variables, la interacción entre las dos sustancias mostrará una textura aleatoria rosa en la superficie de la lámpara.

Debido a la innovadora tecnología de coloración, la lámpara ”Coffire” tiene una textura de superficie de mármol rosa, que es un efecto maravilloso que ningún otro esmalte puede lograr. La textura y el color producidos a través de esta tecnología de cocción son diferentes, lo que hace que cada lámpara sea única a parir de un proceso que aprovecha uno de los desechos orgánicos más extendidos en el planeta.

”Actualmente, al menos 400 mil millones de tazas de café se consumen en todo el mundo cada año, produciendo al menos 8 millones de toneladas de café molido. La mayoría del descarte de café se desecha, se deposita en vertederos o se incineran junto con otros residuos. También hay una parte de este descarte que ingresa directamente a la descarga de aguas residuales urbanas a través de la alcantarilla. Por todo esto, la eliminación del descarte de café como residuo no solo consume mucha energía, sino que también causa ciertos daños al medio ambiente.” dijo Zhekai Zhang.