En la era de la post-verdad, donde la información es fácilmente accesible; hay demasiado ruido, demasiadas distracciones, demasiado contenido y salidas que no solo satisfacen, sino que también generan gratificación instantánea, nuestro enfoque y atención, en este contexto contemporáneo, se convierten en productos preciados, ya que perdemos el enfoque en lo que realmente importa. Para este escenario, el estudio Lanzavecchia + Wai propone un MacGuffin portátil, un talismán tecnológico del futuro basado en esta trayectoria, una solución reactiva para reclamar y usar nuestra atención a voluntad.

”Llevada como una corona en nuestras horas de vigilia, este dispositivo de filtración de información se encuentra en la ubicación simbólica de nuestro Tercer Ojo y permite insertar filtros personalizables para bloquear categorías de información, como videos de gatos implacables (pero muy lindos), emocionales anuncios de pornografía y listas tipo ”10 cosas que nunca supiste”, entre una selección muy amplia”, explican Francesca Lanzavecchia y Hunn Wai de Lanzavecchia + Wai.

Este proyecto corresponde a la participación de Lanzavecchia + Wai en la exposición ”Talisman, objetos simbólicos contemporáneos”, que celebró el décimo aniversario de IN Residence, el proyecto cultural inventado y comisariado por Barbara Brondi y Marco Rainò. Bajo la apariencia de un pequeño objeto activado por una fórmula litúrgica específica, el talismán es un concentrado de mitología y creencias populares, un artefacto precioso y enigmático que a través de las edades ha interpretado y representado visiones distintas de una ritualidad secular y/o mágica que prospera en el ordinario y lo extraordinario. Visto como el alter ego del deseo de su creador, el Talismán une su esencia a la identidad de su propietario, desempeñando el papel de avatar de un poder preciso y presunto que se proyecta en el mundo.