En los eventos masivos, la ausencia de urinarios femeninos tiene un impacto considerable en la igualdad de género, y esto es especialmente evidente durante los eventos al aire libre, tales como recitales o ferias temáticas. Por esto, Gina Périer y Alexander Egebjerg han diseñado un inodoro femenino industrial para festivales y eventos al aire libre que permite que las mujeres orinen de manera rápida y segura.

Llamada Lapee, la estructura transportable de plástico rosa tiene tres orinales dispuestos en espiral, con respaldos curvos que brindan privacidad y permiten al usuario permanecer consciente de su entorno. Périer y Egebjerg diseñaron la solución para crear una mayor igualdad de género en eventos al aire libre, donde las mujeres a menudo hacen fila para ir al baño mientras los hombres pueden usar los urinarios y, a veces, algún árbol.

“Habíamos observado que antes se habían realizado algunas soluciones para los urinarios femeninos, pero siempre eran instalaciones específicas, nada industrializado, nada escalable”, dijo la arquitecta francesa con base en Copenhague, Gina Périer.

Los diseñadores estudiaron la forma de los urinarios masculinos para crear una solución para las personas que necesitan sentarse para orinar, una posición que deja a las personas más vulnerables.

“Los hombres solo deben cubrirse desde el frente y la mujer debe cubrirse desde el frente y la espalda. Un orinal debe tener la intimidad suficiente para que la gente orine, pero no tiene que ser demasiado íntimo”. agregó Gina Périer quien cree que los urinarios que no tienen puertas, tienen un asiento elevado y paredes lo suficientemente bajas como para que los usuarios puedan ver sin que las personas puedan mirar dentro, son más seguros que los inodoros de exterior estándar.

“Estás mucho más segura que si estuvieras detrás de una puerta que está cerrada y nadie puede ver. También estás a 60 centímetros sobre el suelo. Hicimos eso para que no tengamos esta sensación vulnerable de estar en cuclillas. El nivel de tus ojos está a la misma altura que alguien que está de pie”. agregó Gina Périer.

El urinario ”Lapee” puede conectarse a un sistema de alcantarillado existente si está disponible, pero también tiene su propio tanque de 1,100 litros por lo que puede estar solo y recolectar desechos líquidos para su procesamiento.

Con un peso de 200 kilogramos cuando está vacío, ”Lapee” está hecho de polietileno reciclable, un plástico resistente que significa que se puede limpiar con una manguera para limpiar y resistir los golpes de un evento al aire libre.

Gina Périer y Alexander Egebjerg esperan que este diseño también se pueda usar en situaciones de recuperación de desastres o en campamentos de refugiados, donde las mujeres a menudo quedan vulnerables cuando acceden a los inodoros.

”Lapee” fue probado en el Festival Roskilde de 2019, un festival de música en Dinamarca al que asistieron 130,000 personas.