Hace algún tiempo, al sufrir un accidente, el estudiante de la Zurich University of the Arts de Suiza, Laurin Schaffner descubrió la importancia que tienen las manos y los dedos en el correcto desarrollo de las actividades diarias. Esto lo llevó a diseñar ”Weave”, una mano protésica de bajo costo para niños y adolescentes que aún están creciendo. Gracias a la impresión en 3D y un sistema modular, los usuarios cuentan con varias manos para actividades específicas. Una característica clave es un mecanismo ajustable que utiliza el principio del tejido para asegurar un acoplamiento sólido a diferentes muñones. Weave es el resultado de una colaboración con la startup SwissProsthetics y una extensa evaluación de usuarios.

”Un pulgar torcido me hizo darme cuenta de la importancia de mis propias manos y dedos en la vida diaria, y las restricciones si uno se ve obligado a vivir sin ellos. Cuando comencé a investigar, me di cuenta de las limitaciones de los niños que sufren amputaciones y me convencí de que muchos de los desafíos se podían resolver adoptando un nuevo enfoque y buscando soluciones en otros campos, como los textiles o la impresión 3D” dijo Laurin Schaffner.

El tejido se imprime en 3D con poliamida 12, lo que permite producir de manera oportuna y por una fracción del costo de las soluciones tradicionales. El nombre del producto se refiere a la estructura en forma de tejido del eje de sujeción de la prótesis, que está inspirado en las trampas chinas. El usuario puede sujetar la prótesis sin la ayuda de un técnico calificado, contrayendo el tejido tirando hacia adelante hasta que el eje se acomode hasta la extremidad y luego se trabe en la posición final. La flexibilidad del eje permite adaptarse a las extremidades cambiantes con el tiempo, evitando reemplazos protésicos frecuentes y costosos.

El eje es el elemento central, ya que es el enlace entre el cuerpo humano y la prótesis artificial. Es robusto y cómodo, ajustable y fácil de sujetar. Para su diseño, Laurin Schaffner experimentó con espirales, una solución de vacío y el tejido, prototipando modelos simples y discutiéndolos y probándolos con usuarios y compañeros de trabajo antes de tomar una decisión a favor del tejido. Para los muñones intercambiables, la estudiante definió dos casos de uso: nadar y andar en bicicleta. Ambas actividades fueron identificadas como importantes para los niños.

”Comencé a esbozar prototipos detallados, simplificándolos de forma iterativa mediante la eliminación de elementos considerados innecesarios. Las formas finales son lo más minimalistas posible, al tiempo que garantizan la funcionalidad.” agregó Laurin.

Actualmente, el producto se está desarrollando aún más en colaboración con SwissProsthetics y se está probando con diferentes usuarios para mejorar la funcionalidad del eje. También se agregan nuevos módulos manuales, con el prototipo general desarrollado para ser implementado con el objetivo de llevar el producto al mercado. Dada la dependencia de la impresión 3D, la producción en masa se puede distribuir fácilmente en diferentes ubicaciones. En última instancia, ”Weave” se ha propuesto permitir que todos los niños que sufren de extremidades perdidas participen en cualquier actividad con sus amigos, ya sea nadando, pedaleando en bicicleta o tocando instrumentos musicales.

El proyecto ”Weave” ha sido seleccionado como uno de los 150 proyectos del Global Grad Show 2018, una exhibición de proyectos de estudiantes recién graduados que busca señalar las estrategias más eficientes para dar forma al mañana, a partir de la premisa del bienestar social. La exhibición que incluye a estudiantes de 61 países de todos los continentes se desarrolla en el marco de la Dubai Design Week