En el mercado, hay cientos de coches para bebés diseñados para diferentes necesidades, pero ninguno de ellos puede ayudar a las madres o padres en silla de ruedas a tener una experiencia placentera pasando tiempo con sus hijos. Esta situación fue la que advirtieron los estudiantes de Diseño de Producto en el ArtCenter College of Design, Echo Zhan y Edwin Tanu para diseñar ”Linc”, un cochecito de bebé adaptable que se puede conectar a una silla de ruedas y permite el transporte seguro y conveniente de bebés para padres que usan sillas de ruedas.

”Todo partió cuando fuimos como clase a un centro de rehabilitación y hablamos con la gente. Conocimos a Karla y ella nos contó su historia como madre en silla de ruedas. Edwin y yo decidimos unirnos y diseñar algo para Karla. Intentamos usar sillas de ruedas convencionales y hablamos con profesionales.” comenta Echo Zhan .

La estructura principal de ”Linc” está hecho de extrusiones de aluminio y los conectores son de polioximetileno moldeado por inyección. Se instalan dos ganchos en el reposapiés. Conectar o desconectar el coche de la silla de ruedas solo requiere que el usuario levante la carriola y bloquee la barra entre dos ruedas dentro y fuera del gancho. La barra está fijada al gancho pero aún puede girar alrededor del eje, lo que permite que el coche se golpee fácilmente en la calle.