La histórica Primera Cervecería Municipal en Praga-Holešovice, un lugar donde se fermentaba cerveza y se almacenaban cubos de cerveza, estimuló un diseño original de un espacio abierto y, al mismo tiempo, introspectivo para viviendas creativas y modernas con un espíritu industrial. El edificio convertido tiene capacidad para un total de cuarenta pisos tipo loft; la mitad de ellos son lofts industriales instalados en antiguas áreas de almacenamiento. Seis fueron construidos durante la conversión de la sección frontal del edificio y catorce están en la nueva adición hacia la plaza.

El edificio fue renovado en 2008 por el estudio checo CMC Architects y 11 años más tarde regresa al mismo lugar debido al nuevo diseño interior de uno de los lofts en las antiguas unidades de almacenamiento de la cervecería. Un cliente perfecto, trabajo perfecto: solo una superficie de pared de ladrillo a la vista, una escalera de acero, una estantería de acero, un piso de concreto y un techo negro.

El objetivo era preservar el espíritu del edificio y su carácter industrial, y crear un espacio muy cómodo para la vida moderna. Se mantuvo la paleta de materiales como rugosa y cruda, dejando su estructura expuesta. No hay juntas de expansión calculadas en la losa de concreto, que se deja agrietarse naturalmente.

Los cables eléctricos corren expuestos en las superficies de las paredes de ladrillo terminadas con accesorios negros. La superficie habitable es de 6 metros de altura equipada con tecnología de cine digital. Hay dos baños para dos habitaciones en el desván. El loft se ingresa a través de un atrio que permite sentarse al aire libre, y hay otra terraza al aire libre al lado de la sala de estar.

planta baja

planta alta

sección longitudinal