La estudiante suiza, Luisa Kahlfeldt, se ha graduado de Ecal con el diseño de un pañal más sostenible, incluso, que otros pañales de tela reutilizables. La propuesta del pañal ”Sumo” fue tan innovadora que incluso le valió el primer lugar en la versión suiza del James Dyson Award 2019.

El pañal está hecho completamente de una tela llamada SeaCell, compuesta de algas y eucaliptos. El textil es antibacteriano y rico en antioxidantes, por lo que es beneficioso para la piel de los bebés. Otra ventaja es que al ser la solución un producto monomaterial, también se recicla más fácilmente, sin necesidad de desmontar sus componentes.

Luisa Kahlfeldt diseñó SeaCell en tres capas para Sumo: una capa interna suave y absorbente, un núcleo aún más absorbente y luego una capa externa impermeable que evita que se filtren los líquidos. La impermeabilización fue posible gracias a una asociación con la empresa textil suiza Schoeller, cuya tecnología EcoRepel impermeabiliza los tejidos sin afectar su biodegradabilidad o reciclabilidad. La joven diseñadora dice que ”Sumo” también soporta la abrasión y el lavado repetido a máquina.

En la mayoría de los pañales de tela, las capas absorbentes están laminadas con poliéster o poliuretano, por lo que no pueden reciclarse. La adición de ganchos y sujetadores también suele obstruir el proceso de reciclaje.

Un desafío particular para Luisa fue cómo agregar elasticidad en la tela sin bandas elásticas sintéticas. Esto logró esto con un método para tejer hilos naturales llamado “estiramiento natural”, que dice les da hasta un 20% de elasticidad.

Luisa elogia a SeaCell como un material con propiedades “realmente únicas” que son ideales para bebés: “La increíble suavidad del tejido y su calidad antibacteriana inherente lo convierten en el material perfecto para estar en contacto con la piel sensible y desnuda”

El aspecto neutro del pañal se desarrolló mientras experimentaba con el textil, a través de una colaboración con el Instituto Alemán de Investigación Textil y de Fibra (DITF). El pañal es de color natural con nervaduras de contraste y se une simplemente en la parte delantera.

“Realmente me gusta la estética pura, saludable y muy natural del producto, algo que creo que todavía es bastante raro en el mundo de los productos para bebés, donde a menudo se encuentran colores cliché y dibujos impresos en las telas”, agregó Luisa Kahlfeldt.