Es probable que una de las cosas que perdemos la mayoría de las personas cuando crecemos sea la capacidad de asombro; la capacidad de disfrutar y celebrar los pequeños y grandes fenómenos que ofrece la naturaleza sin pedir nada a cambio. Sin embargo, parece que tal capacidad no la han perdido los miembros del colectivo artístico Luzinterruptus, quienes, tras una lluvia en Madrid, decidieron celebrar el acontecimiento creando micro paisajes en cada charco que encontraron agregando luces y barquitos de papel.

”Hacía muchos meses que esto no pasaba en Madrid y aprovechamos la ocasión para salir a cazar charcos y celebrar así la novedosa aparición de esos pequeños espacios que se rebelan contra el gris asfalto en forma de caprichosos espejos en los que se refleja el cielo a nuestro paso.

Queríamos mojarnos los zapatos, mientras recreábamos de manera rudimentaria, mini paraísos de intimidad que metafóricamente nos ayudaran a desconectar de otras hazañas lumínicas que a veces nos dejan agotados.” dijo Luzinterruptus en su comunicado.

Para esta celebración lluviosa el colectivo intervino 10 charcos, usando luz, islas de arcilla con sus palmeras en miniatura y barquitos de papel.