Una cascada hecha con estructura de madera y cubos -o baldes- de material reciclado de apariencia modesta, similares a los que se usan en todo el mundo para ir a buscar agua con la que abastecer las necesidades más básicas de la familia, fueron los materiales que usó Luzinterruptus para dar forma a su más reciente instalación llamada ”Let’s Go Fetch Water!”

La instalación que se materializó en el frontis de la Embajada de España en Washington y del Instituto Cultural de México en Washington, representa un comentario sobre el derecho al acceso universal al agua potable y a la falta de este recurso en muchas localidades rurales del mundo.

”Este duro trabajo de recolección es comúnmente encomendado a las mujeres de la casa. En ellos transportan el preciado líquido desde las fuentes y los pozos, llegando incluso a descolgarse hasta las profundidades de la tierra para conseguirlo. Después, cargan con ellos por largos y peligrosos caminos durante extenuantes jornadas siempre cuidando que no se derrame ni una gota.” dijo Luzinterruptus.

Durante el día, el sonido y el agua se mezclan con la vida de la calle, pero es de noche cuando la pieza toma protagonismo y se impone, extrañamente desafiante, a las construcciones señoriales de la zona.

”No hemos tratado de crear una cascada alegre y rebosante de agua, que se deslice saltarina y festiva por los cubos, por el contrario, el agua corre lenta y precisa, tratando de no desperdiciar gotas en su caída.”

Los cubos son a la vez receptores y repartidores del caudal que se desliza lento y que de alguna manera quiere emular ese tortuoso camino del agua que recorren millones de personas cada día, para conseguir un recurso natural al que todos deberíamos tener acceso directo desde nuestros hogares.

”Por todos es sabido que el agua escasea, el cambio climático es una de las causas principales, pero también tienen la culpa privatizaciones muy cuestionables. Gobiernos con pocos recursos económicos ceden su explotación a empresas privadas a cambio de que ellas creen las infraestructuras para el suministro, otros directamente venden sus acuíferos y manantiales a grandes corporaciones relacionadas con la alimentación y las bebidas embotelladas, que los explotan hasta dejarlos seco junto con todo lo que hay alrededor, creando verdaderas crisis entre los habitantes del territorio.” dice Luzinterruptus en su comunicado.

”Llevamos mucho tiempo tratando temas relacionados con el reciclaje de material plástico y hemos comprobado que son las mismas empresas que comercian con el agua ajena, las más interesadas en crear campañas de concienciación sobre el uso responsable del plástico, sin otro fin que el de desviar la atención sobre este otro tema: el de la privatizacion del agua potable.

Ellos suelen contar con la inestimable ayuda de artistas que finalmente les hacen un eco-lavado de cara. Sólo hay que hacer una búsqueda en Google para comprobar qué y quién se esconde detrás de muchas de las piezas de más impacto mediático relacionadas con temas de reciclaje. Juzgue usted…” finaliza Luzinterruptus.