El estudio estadounidense Marcy Wong Donn Logan Architects ha transformado este enorme edificio industrial ubicado en la costa este de San Francisco en un estimulante espacio de trabajo para los empleados de Gusto, una empresa de software de recursos humanos que ha crecido a pasos acelerados para atender a más de 60,000 empresas. El edificio renació como una enorme sala de estar donde los empleados e invitados de Gusto se quedan sin zapatos para tener una experiencia de trabajo sin precedentes.

La estructura histórica, que una vez sirvió como taller mecánico para destructores militares y submarinos, se instala en un área de San Francisco que venía experimentando una revitalización importante, por lo que la oportunidad de mudarse a parte de uno de sus edificios más grandes parecía demasiado buena para dejarla pasar.

Marcy Wong Donn Logan Architects supervisó la reutilización adaptativa de las estructuras en mal estado del Muelle 70 en espacios utilizables, mientras atiende los requisitos exigidos por el departamento de patrimonio. En el Edificio 113, donde se encuentra Gusto, esto llevó a la empresa a retener, exponer y resaltar las enormes columnas y vigas de acero, al tiempo que se convirtió en una característica de la maquinaria que solía elevar las piezas de un extremo del edificio al otro.

A lo largo del eje central, la altura total del espacio se mantuvo abierta hasta el techo de estructura metálica. Esta área se trata como un salón masivo, con sofás y áreas de escritorio para que los empleados lo usen para un trabajo y reuniones informales.

Un marco estructural secundario se colocó detrás de los soportes originales para crear niveles intermedios en cada lado. En las esquinas opuestas, dos escaleras negras mínimas brindan acceso a los pisos superiores y crean un fuerte contraste con los acabados industriales.

Los espacios de oficinas y salas de reuniones se encuentran debajo, dejando el nivel superior abierto para más espacios de salones y áreas de cocina. Estos aprovechan las grandes ventanas en forma de arco y el ladrillo visto. En la entrada frontal, los paneles de vidrio se extienden de piso a techo para mostrar la escala de la estructura.