El arquitecto y diseñador francés Martial Marquet experimenta, a través de la materia, sobre la apropiación espontánea de los objetos de nuestro entorno con la serie ”Dirty Connections” o ”Conexiones sucias”. El montaje libre de fijaciones convencionales está permitido gracias a una mezcla específica de madera, yeso, resina acrílica y fibras naturales de lino.

Este proceso está inspirado en la parte posterior de las decoraciones de escayola de la arquitectura clásica. Esta técnica estructural, compuesta por tacos y yeso, se utilizó en talleres de moldeado y en la decoración de teatro tradicional. ”Dirty Connections” es, por lo tanto, un principio de ensamblaje para unir tacos o tablas de madera para crear objetos de uso para la materia prima, desviando así los códigos de los muebles hágalo usted mismo y la auto-proyectación de Enzo Mari para hacer de cada montaje una señal.

Desafiando el acabado y la delicadeza de la ejecución, este proceso permite materializar espontáneamente una idea de objeto o mobiliario a los pocos minutos del secado del material. El proyecto ”Dirty Connections” se presentó por primera vez en la Bienal Émergences que finalizó el día de ayer.