Con el objetivo de ofrecer a sus hijos una mejor calidad de vida y educarlos en torno al autocultivo de vegetales, el dueño de esta casa ubicada a las afueras de Kumagaya, en la Prefectura japonesa de Saitama, encargó a Masatoshi Hirai Architects el diseño de esta casa que incluye una huerta.

La residencia llamada ”Villa Potager” incorpora cuatro habitaciones pequeñas, con un piso de tierra apisonada que las conecta entre sí y que conducen al jardín, difuminando los límites entre el interior y el exterior.

Construida para una familia que recientemente se mudó a su ciudad natal para criar a sus hijos en un ambiente mejor, el proyecto ocupa un sitio grande, donde el huerto se encuentra en el sur y la casa está en el lado norte, siguiendo el río Shinhoshikawa y el paisaje urbano.

Los arquitectos han trabajado para mejorar la conexión entre el exterior y el interior, extendiendo los aleros del techo para crear un ambiente sombreado donde los residentes pueden escapar de la intensa luz solar del verano.

Las seis ventanas que rodean el perímetro de la estructura traen la luz del sol al espacio interior, mientras que el extenso piso de tierra apisonada donde las personas se quitan los zapatos (el Uwadoma), está ubicado en el centro de la casa. “Pensamos que la luz del sol, el viento y el olor de la tierra entrando se convierten en parte de la actividad diaria. En parte de la comunidad local, el medio ambiente y el desarrollo de la familia” , dijo Masatoshi Hirai Architects.