Mientras los avances en tecnología amenazan con automatizar la fuerza laboral, empresas de todo el mundo siguen confiando a los humanos la dirección de sus acciones y crean entornos de trabajo que buscan retener a los mejores talentos. Este es el caso de la empresa estadounidense de comida rápida, McDonald´s, quién encargo a Studio O+A y a IA Interior Architects el diseño y habilitación de su nueva sede corporativa en Chicago, donde los empleados tienen acceso a una multitud de áreas de trabajo y las nuevas contrataciones se insertan en una experiencia universitaria.

Ocupando 44,600 metros cuadrados de un edificio diseñado por Gensler, las oficinas centrales están diseñadas para atender los cambios en el trabajo y los estilos de vida actuales.

“McDonald’s imaginó una nueva sede que hablara de una cultura cada vez más urbana y consciente de la salud”, dijo Studio O+A.

Los dos estudios involucrado dividieron las áreas del interior de las que eran responsables. Studio O+A se hizo cargo de los vestíbulos, salones, cafés y branding, mientras que IA completó las escaleras del atrio, el diseño del lugar de trabajo y las cocinas de prueba.

Desde Carpenter Street, los empleados y visitantes ingresan a un área de recepción con aberturas de madera arqueadas, que sugieren el logotipo de los Arcos Dorados, y pantallas de malla que recuerdan a las canastas para freír.

Hacia los ascensores, la historia está integrada en las paredes detrás de un área de asientos. Una escultura de la artista Jessica Stockholder hecha de herrajes de cocina cuelga sobre los sofás y sillas.

En el centro del edificio, una gran escalera cruza un atrio, esquivando una escultura de discos acrílicos suspendidos de Jacob Hashimoto. Las escaleras conectan los distintos niveles de oficinas y salas de reuniones, cada una creada para satisfacer las necesidades de una fuerza laboral diversa.

La entrada desde Randolph Street proporciona acceso a la ”Hamburger University” (Universidad de hamburguesas), un centro de capacitación donde el personal recién contratado puede obtener más información sobre la marca de 64 años.

Los reclutas son recibidos por un gran mostrador de recepción blanco frente a una pared revestida de madera, que se curva hacia el techo y refleja la misma característica sobre un espacio del salón opuesto. Una pantalla de malla está decorada con las caras de los “innovadores de McDonald’s”, que han hecho notables contribuciones a la compañía a lo largo de su historia.

La estética universitaria se evoca con elementos de diseño como un escudo que se asemeja a papas fritas y marcos digitales llenos de retratos de los miembros de la clase, similar a un anuario.

En otra parte, una cafetería cuenta con asientos de madera estilo gradas que miran a las vistas a través de un acristalamiento de doble altura. Los empleados también pueden aprovechar las amplias terrazas del techo, salpicadas de asientos al aire libre y sombreaderos. En general, la paleta interior es contemporánea y neutra, con toques de colores primarios en tapicería, almohadillas acústicas de fieltro y detalles arquitectónicos.

McDonald’s está utilizando su ciudad natal como un banco de pruebas para nuevas ideas.