La estudiante libanesa Micheline Nahra se ha graduado de la Design Academy Eindhoven, en Holanda, con un proyecto de deconstrucción y reconstrucción que intenta hacer visible la ausencia. En el proyecto ”A dinner for one” o ”cena para uno”, Micheline desarma una mesa y 4 sillas de comedor y las transforma en una silla y una nueva mesa.

”Con una configuración originalmente pensada para un grupo de familiares o amigos ahora dedicada a una sola persona, ”A dinner for one” cuenta una historia de pérdidas.” dice Micheline Nahra. “Es un significante de tres personas que ahora están ausentes, de una antigua normalidad de vida que ahora está ausente y una situación que se ha transformado en un recuerdo”.

La estudiante cambió la forma en que se organizaban los elementos constitutivos de las piezas originales, pero estas no fueron repintadas ni talladas ni lacadas. Este método de diseño particular da como resultado una pieza que rinde homenaje a lo antiguo, al tiempo que deja espacio para lo nuevo.

El proyecto de grado es un enfoque derivado de los antecedentes de la recién graduada que creció en el llamado “cinturón de seguridad” en el sur del Líbano, que fue ocupado por Israel durante 18 años después del final de la Primera Guerra del Líbano en 1982. Durante la mayor parte de su vida en el Líbano, Micheline vio a amigos y familiares aferrarse a sus hogares y sus propiedades, manteniendo y reconstruyendo compulsivamente lo que estaba roto.

“De donde vengo, la destrucción es una realidad y la reconstrucción es inevitable. Para mí era importante explorar lo que sucede durante estos dos procesos para comprender mejor el contexto del que provengo”. dijo Micheline Nahra. “En el contexto de un país inestable que siempre está al borde del colapso, la casa parece ser el único lugar donde se puede establecer una sensación de seguridad y donde se puede recuperar el control”.

El proceso que guió a la estudiante se basa en las teorías de la reconstrucción de posguerra del arquitecto Lebbeus Woods, quien argumenta que nuestro instinto natural frente a la destrucción es recrear lo viejo, piedra por piedra, o erigir algo completamente nuevo en su lugar. Ambos son mecanismos de resiliencia, que derriban el trauma debajo de la alfombra a favor de “volver a la normalidad”.

La opción intermedia, y la que Nahra eligió explorar, implica crear algo nuevo a partir de lo viejo dañado, una forma de recordar el pasado y ofrecer nuevas formas de vida.

“Quería comenzar con los objetos que se usaron, los objetos que tenían las huellas del tiempo, los que tenían una historia”, explicó el diseñador. “Así que encontré la mesa y las sillas originales en una tienda de segunda mano”.

A partir de aquí, el proceso de producción se dividió en tres partes. Primero, deconstruyó la mesa y las sillas en sus componentes individuales. La mesa se dividió en 12 partes, la parte superior, las cuatro patas y las vigas estructurales, y las sillas en 80 piezas diferentes.

En el segundo paso, los componentes que se cortaron se volvieron a unir, pero son las secciones cortadas las que quedan ahora expuestas para ocultar las partes lacadas y revelar la madera en bruto. Finalmente, Nahra se propuso armar estas piezas como escenario para una sola persona.