La Capilla Nascimento proyectada por Miguel Pinto Guimarães Arquitetos Associados (MPG Arquitetura) está ubicada en una propiedad privada en las montañas de Río de Janeiro, Brasil. Es una capilla privada contemporánea, un encargo inusual, aunque en todo el mundo muchos de los arquitectos más importantes tienen un edificio religioso en sus portafolios.

La topografía se aprovecha para crear un lago, de modo que la construcción pudiera flotar sobre él y también funciona como un espejo para la arquitectura. Su fachada, duplicada por la reflexión, define la misma curva de su planta.

El edificio está inspirado en importantes movimientos arquitectónicos y artísticos brasileños. Inicialmente con arquitectura colonial, rica en capillas privadas, luego con el movimiento barroco, recurrente en la arquitectura religiosa del país, a través del diseño de sus marcos metálicos que funcionan como esculturas en el espacio. Por último, utiliza parte del repertorio modernista, no solo por la fuerte presencia de Brises Soleil (quiebrasol) sino también por la forma curva del plano y la fachada.

Un puente de madera de 4 metros de ancho se balancea sobre pilares centrales que desaparecen dando la impresión de que el edificio vuela sobre el estanque de agua. Al final de este puente, una caja de vidrio define el espacio cerrado.

Envolviendo todo este conjunto, 25 marcos de acero rectangulares de diferentes tamaños dibujan una curva en el espacio, definiendo un edificio que se expande y retrae. Estas puertas funcionan como brise soleils que brindan sombra y privacidad al espacio de oración.

La Capilla sigue una tradición importante en la arquitectura brasileña que es la construcción de espacios religiosos en residencias privadas. Durante el período colonial (especialmente los siglos XVIII y XIX), sobre la influencia de la arquitectura portuguesa, la mayoría de las granjas tenían su propia capilla privada.

 

planta general

planta de emplazamiento