El estudio tejano Miró Rivera Architects ha concebido esta vivienda ubicada en una región geográfica conocida como Texas Hill Country, como un prototipo para una comunidad rural sostenible. Así, la ”Hill Country House” sirve como un referente para mostrar lo que podría ser un hogar autosustentable en un entorno rural, desconectado de la red de agua y energía municipal.

Situada en una extensa pradera de Texas Hill Country, esta residencia privada se caracteriza por una cubierta irregular inspirada en la silueta de las colinas circundantes. Llamada cariñosamente “El Santuario” por sus propietarios, una activa pareja de ministros ordenados, y ejecutada con un presupuesto muy modesto, esta versión moderna de la casa de campo vernácula ”es un lugar para unir a las personas y encontrar la renovación espiritual de una manera responsable y sostenible.”

El exterior de la casa está definido por líneas limpias y un techo a dos aguas escultórico. El revestimiento corrugado de aluminio blanco rígido se rompe en varios intervalos por el revestimiento de cedro cálido que define una serie de habitaciones fuera de la casa, incluyendo un porche y un estudio de escultura al aire libre que funciona como escenario en reuniones 3 a 4 veces al año.

En panta, una colección de volúmenes está dispuesta a lo largo de una columna central que recuerda a las cabañas “de escopeta” vernáculas, con los espacios públicos y privados de la casa situados en extremos opuestos. En cada habitación, las ventanas proporcionan abundante luz natural y vistas que enmarcan el paisaje circundante. En todo el interior, las paredes y los techos blancos se compensan con toques de piedra caliza y esteatita, mientras que los pisos de madera hacen juego con el entorno bucólico de la casa.

El diseño es sensible desde el punto de vista espiritual y ambiental, y obtuvo una calificación de 4 estrellas de parte de Austin Energy Green Building, el primer programa de construcción verde del Estados Unidos y el modelo para el sistema de certificación LEED. Una matriz solar de 8 kilovatios proporciona el 61% del consumo de energía anual. La calefacción y el enfriamiento mecánicos son posibles gracias a un sistema geotérmico de 5 toneladas. Un sistema de recolección de agua de lluvia de 30,000 galones satisface todas las necesidades anuales de agua del propietario. Durante la construcción, los arquitectos desarrollaron un plan de gestión de residuos para abordar la eliminación de los materiales no utilizados, así como cualquier residuo producido en el terreno.

planta general

sección longitudinal