El diseñador belga Alain Gilles incursiona en el mundo del arte con Mirror Mirror (”espejo espejo”), una pieza desarrollada para la institución de investigaciones médicas Fonds Erasme que surge de la percepción y el análisis de nuestra sociedad. La idea del autoanálisis, en una búsqueda incansable por conocerse, es un aspecto de la sociedad moderna, una sociedad nublada por las apariencias y el reflejo de las imágenes de nosotros mismos que a través de nuevas plataformas y redes sociales como facebook e instagram.

La pieza en cuestión es una esctructura metálica electropintada que funciona como el soporte de dos espejos de distinto tamaño. El primero muestra el reflejo inmediato de la persona, como si esa persona no fuera otra que su propio reflejo. Esta primera imagen producida será impresa y transformada por un segundo espejo, uno más pequeño, que observa al primer reflejo. ”Este segundo espejo se apoya de la misma manera en la que una mano lo haría para sostener cualquiera de nuestros dispositivos conectados a Internet, y es en sí mismo un prisma que transforma la imagen y la coloca a través del molino de nuestra sociedad.” –  explica Alain Gilles.

alain-gilles-mirror-mirror-catalogodiseno (6)

Este prisma social está representado por una grilla, la matriz que es la esencia misma, el tejido de nuestra sociedad en su conjunto. Pero esta percepción es entonces tragado por un abismo, el del eco de la imagen que se repite hasta el infinito y desaparece poco a poco. Al mismo tiempo, el espejo grande y el pequeño, se reflejan el uno al otro representando el apoyo y la ayuda mutua, ya que interactuan entre sí, incluso actuando como una especie de bastón compartido, apoyandose el uno con el otro.

alain-gilles-mirror-mirror-catalogodiseno (2)