El Miya LostVilla Hotel diseñado por Ares Partners, se encuentra en el condado de Huhai municipio de Ninghai. Ninghai es un condado costero en la ciudad de Ningbo, provincia de Zhejiang en el este de China. Situado entre la montaña Tiantai y la montaña Siming, cuenta con un hermoso territorio montañoso y el hotel es el resultado de la reconversión de un antiguo granero construido en 1956. El plan consta de seis edificios antiguos renovados y una nueva adición que funciona como recepción e instalaciones para reuniones.

El proceso de renovación toma un enfoque sensible frente al hermoso paisaje circundante y a los antiguos edificios: ”Convertir un espacio de almacenamiento en un lugar para el confort y el placer está fue todo un desafío para nosotros. Nuestro enfoque de diseño consiste en entablar un diálogo entre los edificios antiguos y nuevos en el sitio, así como un diálogo entre la arquitectura, el paisaje de montaña y las personas” dijo Ares Partners en un comunicado.

Cinco de los siete edificios existentes fueron construidos de mampostería de piedra. Todas las ventanas eran de un tamaño muy pequeño y se encontraban a 2,5 metros del suelo. La parte inferior de la fachada del edificio está hecha de piedra de roca y la parte superior está hecha de ladrillo. Todas las ventanas pequeñas están ubicadas en la parte superior de la fachada. Con foco en la nueva área de habitaciones para huéspedes, el estudio liderado por Helen Wang seleccionó cuidadosamente las ventanas para ampliarlas tanto en ancho como en altura con el objetivo de minimizar los cortes en la estructura y al mismo tiempo, permitir que más luz natural penetre en el espacio interior.

La estructura de construcción existente se mantiene. Dos de los siete edificios tienen una hermosa estructura de madera. Se quitó el cielo falso para permitir que la estructura de madera quede expuesta. Se agregaron vigas ”I” de acero para reforzar la estructura existente que actúa como un canal para ocultar todas las tuberías y conductos de la red pública.

Se agregan nuevas paredes de demarcación interior para crear veintiún suites de invitados. Nuevas instalaciones de baño también se agregan a cada suite de invitados. Estos nuevos espacios se crean como “cajas que anidan dentro de una habitación”. La altura de cada caja se controla entre 2.5 metros y 2.8 metros para acercar la escala del espacio interior a la percepción del cuerpo humano.

El séptimo edificio, que se construyó en los años 70, fue demolido y se reemplazó por un nuevo edificio que se instala dentro del perímetro original del edificio. Este nuevo edificio se encuentra entre dos viejos edificios de mampostería de piedra. El enfoque de diseño es hacer que la arquitectura sea lo más abstracta posible. Así, la fachada sur del edificio está directamente frente a la entrada principal del hotel.

”Nos gustaría que los huéspedes del hotel vean la montaña al entrar. Después de estudiar cuidadosamente las condiciones del terreno, determinamos que la altura de la fachada sur debía ser de 4.85 mt la parte norte de 7.1 mt. La fachada este del edificio nuevo se pliega en un ángulo para reflejar la condición del sitio existente. Al doblarse y retroceder, creamos un espacio para que la gente permanezca allí.

”Creemos que el proyecto está bien logrado para transformar dos espacios funcionales opuestos extremos. La arquitectura del nuevo edificio es moderna y abstracta. El lenguaje arquitectónico contemporáneo aún debe ser respetuoso con los edificios existentes tanto como con la naturaleza. Creemos que acá, la arquitectura, la gente y la naturaleza están en armonía” aseguró Ares Partners.

planta general nivel de suelo