ID: SR, el galardonado grupo de diseño de interiores de Sheppard Robson, ha transformado siete arcos ferroviarios en el sur de Londres en oficinas para Monmouth Coffee, creando espacios de trabajo con una paleta de materiales simples que arrastran la atención al entorno industrial.

“Las cualidades inherentes de los arcos se prestaron de inmediato para crear espacios industriales, pero también fueron sorprendentemente adaptables. Nos permitió crear lugares de trabajo atractivos y unir una mezcla de usos inusualmente amplia”, dijo Helen Berresford, jefa del estudio.

Abarcando todas las instalaciones operativas de la marca, la oficina de Monmouth Coffee organiza áreas de trabajo para el personal, instalaciones de capacitación, un café y un área de tostado que producirá cinco toneladas de café por semana.

La oficina de 1.304 metros cuadrados forma parte de Spa Terminus, una serie de arcos ferroviarios en Bermondsey dedicados a la producción de alimentos al por mayor de marcas independientes.

Este es el segundo conjunto de oficinas para la compañía, luego de haber crecido fuera de otro lugar de trabajo en Bermondsey y en un sótano en Monmouth Street, Covent Garden, donde comenzaron a hacer y vender café en 1978.

Las filas de escritorios que recorren las salas de trabajo principales se encuentran debajo de los marcos de acero negro, que el estudio espera que proporcione una sensación de límites a los empleados mientras “preserva el drama y la escala” de los techos abovedados.

Algunos de las estructuras metálicas se han utilizado para delinear áreas de reunión informales, que están equipadas con pequeñas mesas de comedor negras, alfombras de color trigo y lámparas colgantes de gran tamaño. Las salas de reuniones más privadas están cerradas por amplios paneles de vidrio.

Si bien el estudio ha mantenido la mayoría de las superficies de ladrillo expuestas de los arcos, algunas paredes han sido pintadas de rojo óxido o cubiertas con paneles acústicos de color beige. La parte inferior de los arcos ha sido revestida con acero corrugado blanco para dar la impresión de un “ambiente claro y limpio”.

El arco donde se produce el café está anclado por dos enormes tostadores, mientras que el café cuenta con una puerta acristalada de concertina que puede ser empujada hacia atrás para permitir el acceso a los transeúntes en la calle que desean tomar un café.