My Naturewatch es un proyecto de investigación de diseño colaborativo entre el Interaction Research Studio de la Goldsmiths University y el Design Products Program de la Royal College of Art, ambas de Londres, financiado por el Consejo de Investigación de Ingeniería y Ciencias Físicas de Inglaterra. El proyecto trata del diseño de dispositivos sencillos del tipo hágalo usted mismo que alientan a las personas a documentar la vida silvestre de sus barrios.

Para celebrar esta iniciativa, los diseñadores del Interaction Research Studio han producido una serie de hábitats de vida silvestre simples que incorporan cámaras ocultas para capturar imágenes de los animales que los visitan. Las instalaciones, llamadas ”Nature Scenes” o ”Escenas de la naturaleza” se presentarán como parte de una exposición llamada ”Brompton Biotopia” que tendrá lugar durante el London Design Festival 2019 (14-22 septiembre).

Cada uno de los hábitats está hecho con componentes naturales como ramas, cáscaras de coco y piedras. Estos se combinan con materiales reciclados, como partes de botellas de plástico que se utilizan para crear una cubierta impermeable alrededor del lente de la cámara.

Además de apoyar las necesidades de la vida silvestre, las instalaciones tienen un propósito educativo que informa su lenguaje de diseño. La yuxtaposición de materiales naturales y artificiales, junto con el uso de formas geométricas y orgánicas, resalta la complejidad del entorno urbano.

“Desde la perspectiva de la audiencia humana, estos espacios son ”sets” o ”bodegones” a pequeña escala que reconocen que el mundo natural y el mundo humano están entrelazados”, dijo el diseñador de Interaction Research Studio, Dean Brown.

“Los materiales naturales se entremezclan con toques hechos por el hombre, como geometrías cortadas a máquina y fuertes líneas angulares para enfatizar el enredo de humanos y otros animales en entornos urbanos como Brompton”.

Los diseñadores quieren utilizar el proyecto para resaltar los problemas que enfrentan muchas especies urbanas, que deben superar los desafíos diarios asociados con el abastecimiento de alimentos y refugio.

“Ver a los animales dedicarse a su vida cotidiana, alimentarse, lavarse, descansar y no verse afectados por la presencia humana crea un sentido más profundo de empatía por nuestra vida silvestre local y un desenfoque de los límites entre ”nosotros” y ”ellos'”, agregó Dean Brown.