La arquitectura del Ecuador se ha caracterizado por responder, con eficacia, las demandas de la sociedad a partir de un lenguaje que asume la escasez como herramienta de proyecto. Esta misma visión ha sido una vez más adoptada por Natura Futura Arquitectura para atender a un usuario un tanto desestimado por los arquitectos: las mascotas.

El estudio liderado por José Fernando Gómez ha implementado la primera etapa de un proyecto piloto autogestionado que tiene como objetivo despertar la conciencia sobre la necesidad de los animales en abandono o perdidos, a partir de refugios temporales para animales abandonados.

”La Casita del Barrio” es una red de refugios ubicados en parte estratégicas dentro del casco urbano de Babahoyo -Ecuador- en zonas barriales, con opciones de diseño para perros y otros para gatos.

estrategia de implantación

”Se trata principalmente que los animales tengan un lugar de protección durante el día  y noche, estableciendo junto a la comunidad del sector, la apropiación del mismo donde se comprometan en dotar agua y comida. Se trabaja colaborativamente para darle seguimiento al proyecto  junto al colectivo independiente local llamado Marcando Huella.”, cuenta José Fernando Gómez.

refugios para gatos y perros

Los refugios son construidos de madera, material aislante del calor y protegido contra el agua y lluvia por pequeños aleros  y vanos, que ayudan a tener ventilación cruzada. Para la comida se coloca  una bandeja junto a la del agua donde se recicla una botella, codos y uniones formando el sistema dispensador.

”En Latinoamerica no se cuenta con una estadística de los animales de compañía todavía, pero se estima que cerca del 25% de los mismos vive en situación de abandono caracterizada por la desnutrición y la tortura física que incluye encadenamientos y aislamiento. En el Ecuador el crecimiento de animales sin hogar o perdidos sigue en aumento.”, agregó José Fernando Gómez.