En Arada, una freguesia portuguesa del concelho de Ovar, se encuentra esta casa intervenida por Nelson Resende. Con algunas décadas de existencia, la casa fue adaptada gradualmente, teniendo una reorganización natural y aditiva de estructuras de soporte, pequeños espacios construidos que, a lo largo de la vida de la propiedad, permitieron la creación de condiciones de uso adaptadas a la vida de sus distintos propietarios.

La casa aún mantiene la escala anterior, incluso con nuevas piezas agregadas, y reintroduce una lógica funcional que se ajusta a las nuevas expectativas de uso. La demolición total de los espacios cubiertos y también de los espacios de apoyo, anexados al volumen principal de la volumetría construida inicialmente, fueron parte de las intervenciones efectuadas por el estudio de Nelson Resende

La nueva imagen, serena y visualmente no muy contrastante, es desafiada sutilmente por la angularidad de las nuevas geometrías que intentan dibujar una especie de cable conductor, a través de elementos como losas y pórticos, yuxtapuestos al volumen del dos pisos conservados, incluso provocando una cierta tensión y mezcla, sin saber con certeza qué resistió o qué se agregó, evitando una solución explícita más obvia y más dualista entre lo viejo y lo nuevo.

Luego, la luz en las diversas superficies construidas trae una lectura dinámica, cambiante y sorprendente, según la hora del día, o con la estación del año, convirtiéndose en un diseño despojado, valorando la espacialidad asumiendo los juegos de luz y forma.

planta baja

planta alta