”The Room”, el nuevo trabajo del estudio español Nook Architects, ofreció al equipo la oportunidad de desarrollar un espacio de trabajo en Barcelona adaptado a las necesidades actuales, que busca entornos flexibles y polivalentes capaces de responder a diferentes estructuras según lo requiera el usuario.

”Nuevos paradigmas de trabajo exigen, en consecuencia, habitaciones flexibles que se adapten a las nuevas necesidades. The Room plantea una distribución de espacios versátiles que dan respuesta a estas nuevas realidades, diluyendo la asignación concreta de una estancia a un uso determinado.” dice Nook Architects.

Se requería una habitación amplia para desarrollar talleres ocasionales, una sala de capacidad flexible con acceso directo desde la calle, dos estancias de menor tamaño para despachos o reuniones de menor aforo y un office-comedor vinculado a la zona de descanso y al patio.

El espacio principal se resuelve con la colocación de dos volúmenes ligeros de madera de abeto. Su colocación sectoriza este ambiente inicialmente diáfano en dos grandes áreas; sala de talleres y reuniones hacia la calle con acceso propio, zona polivalente y almacenaje en la crujía central. Finalmente la ubicación del office volcado al patio interior cierra la secuencia de espacios abiertos.

La crujía de menor dimensión, delimitada por los pilares existentes y el muro portante, se destinó a albergar la franja de servicios; dos baños, zona de almacenaje y accesos.

La altura de 3,50 m en planta baja permitió solucionar el programa funcional requerido sin necesidad de llegar al techo. De esta manera, se posibilita la visión continua del forjado desde cualquier punto del local, así como la ventilación cruzada de los diferentes espacios.

Los volúmenes centrales se plantearon como dos cajas idénticas que pudieran alojar los despachos pequeños o reuniones ocasionales. Una vez establecida su posición dentro del esquema general, se adaptaron cada uno de ellos para resolver un office de servicio al espacio volcado a calle y, por otro lado, el acceso al techo resistente a través de unos módulos-estantería que hacen las veces de escalera. La separación entre volúmenes permite crear una zona de almacenaje de los usuarios.

Las cajas privadas incorporan cerramientos ligeros de policarbonato translúcido, así como ventanas practicables en los extremos que, en su conjunto, se suman a la ventilación cruzada del espacio general.

planta general

axonométrica explotada de cajas privadas