En un nuevo centro financiero ubicado en Santiago, la capital de Chile, Estudio Base Arquitectos ha reformado y ampliado la superficie útil de esta family office, pasando de 60 a 95 metros cuadrados. La ”oficina CEP” era, originalmente, una planta libre con doble altura, fachadas de vidrio perimetrales, con un núcleo central de baños y ductos de instalaciones. Así, la actuación principal para llevar a cabo la tarea corresponde a la incorporación de una ligera estructura metálica que re-organiza el programa en planta baja y agrega un nuevo nivel de altillo.

El desafío fue diseñar un family office con un programa de: recepción, sala de reuniones, tres oficinas, área de trabajo común, kitchenette y dos baños; en un espacio reducido, manteniendo la gran luz natural que tenía el espacio original, con espacios de trabajo cómodos; además de darle un look más moderno y versátil.

Inspirados en los barrios industriales de New York, se optó por el uso de una estructura de acero, losa colaborante, vidrio e instalaciones a la vista para aprovechar la máxima altura posible en el interior.

Mantener dentro de la oficina una distribución simple con espacios abiertos y luminosos fue el desafío y se trabajó el concepto de transparencia para mantener una percepción de amplitud al interior de la oficina, aun en espacios reducidos.

La iluminación, uso de los materiales y colores fue un tema importante en el proyecto buscando un equilibrio entre el diseño y la funcionalidad de los espacios. El piso de porcelanato imitación mármol se complementa con los colores negros y grises de la estructura metálica y cielo de hormigón pintado, aportando elegancia y distinción a la oficina.

Se tomó la decisión de revestir la estructura original de las ventanas color aluminio, por alucobond color negro para incorporarlos al diseño proyectado, unificando la paleta de colores.