En un sentido espacial, ¿qué hace que una oficina de arquitectura sea una oficina de arquitectura?. Fue la pregunta que se hizo el equipo del estudio brasileño Solo Arquitetos antes de diseñar su propia oficina al interior de un departamento ubicado en el último piso de un edificio de 4 pisos en el centro de la ciudad de Curitiba, Brasil.

El espacio comprende una sala de 110 metros cuadrados, rica en personalidad, con piso parquet de madera de imbuia originales del edificio, marcos amarillos y paredes de ladrillo pintadas en color blanco. Las aberturas principales orientadas hacia la dirección sur-sureste se abren a la calle y están permeadas por un balcón a nivel de las copas de los árboles, una relación directa con el clima y las dinámicas urbanas. Madera contrachapada se encuentran predominantemente en la oficina, se usa para estantes, mesas de dibujo y almacenamiento debajo del escritorio.

Los espacios de trabajo y reunión se concentran en los módulos próximos a las ventanas, adyacentes al espacio de estar, depósito/maquetaria, bar y baños. No se crearon divisiones opacas entre los espacios justamente para proponer un espacio de trabajo amplio y libre. Por más que la sala de reuniones sea segregada por una estantería-partición, los nichos son acristalados, promoviendo cierta comunicación visual entre los espacios

”La construcción del espacio de nuestra oficina resulta de varias condicionantes y coincidencias agradables. No hicimos un proyecto detallado y delimitado para la oficina, es resultado de un proceso, una historia, y reflejo de la personalidad de seis jóvenes arquitectos. Una vez, el arquitecto chino Wang Shu afirmó: “Para mí, la arquitectura es espontánea, pues se trata de una esfera de la vida cotidiana. Cuando digo que construyo una” casa “en lugar de una” edificación “, estoy pensando en algo cercano a la” la vida, la vida cotidiana. En ese sentido, sí, nuestra oficina también es nuestra casa”, afirmó Solo Arquitetos.

planta general