¿Qué necesitamos de un espacio cuando venimos a trabajar? ¿Cómo generar el ambiente adecuado? ¿Cómo proyectar los valores y la filosofía del estudio en un diseño espacial? ¿Qué aspecto tendrá el trabajo en un futuro próximo, ahora que los Millennials están entrando en el mercado laboral? ¿Qué querrán ellos? ¿Qué queremos nosotros? Fueron algunas de las preguntas que se planteó el estudio español Mesura al momento de habilitar sus nuevas oficinas en Barcelona.

El diseño de ”Gomis 34”, como han llamado a su nueva casa, responde conceptualmente a reflexiones sobre los equipos y las actividades diarias.

”El paradigma de la jornada laboral de 9 a 5, durante la cual uno permanecía en su cubículo en compañía del teléfono y el ordenador, ha cambiado diametralmente.” dice Mesura. ”Es una realidad que cada vez tiene más fuerza la corriente de trabajar fuera de la oficina, y evidentemente tiene sus ventajas, pero también es verdad que la deslocalización dificulta el intercambio fluido de ideas. Nos gusta pensar que nuestros proyectos surgen de la colaboración y del diálogo, es por esto que intentamos fomentar estos espacios donde compartir y aprender mientras trabajamos.

Durante más de cinco años Mesura operó en un despacho situado en el centro de Barcelona, un espacio pequeño pero muy luminoso que con el paso del tiempo fue mutando para adaptarse al crecimiento orgánico del estudio.

”Era un espacio pensado para un equipo de un máximo de 10 personas, pero llegamos al punto de ser 17, así que cuando vimos que seguir ahí era insostenible nos propusimos buscar un nuevo espacio que, además de permitirnos crecer sin tantas preocupaciones, transmitiera a todo aquel que entrara por la puerta los valores por los que trabajamos cada día.”, explicó Mesura.

Antes de la reforma, la nueva sede de Mesura era un sótano abandonado en la calle Gomis que en un momento llego a ser un almacén de zapatos. Se trata de un espacio muy simple, un gran cuadrado de 6 metros de altura con 8 grandes pilares y una gran cristalera en la fachada frontal.

”El espacio por sí mismo tiene una fuerza y un carácter que no necesitaba ninguna gran transformación, simplemente pensamos que se debía domesticar con el mobiliario e iluminación, y así lo hicimos. Escogimos la madera, iluminación cálida y elementos textiles para dotar al espacio del punto confortable que el espacio necesitaba.” señala Mesura sobre la transformación.

”Gomis” es un espacio de trabajo libre, un lugar donde los colaboradores se mueven sin limitaciones y donde el trabajo en equipo ayuda en mejorar el desarrollo de los proyectos en curso. Acá,  existen varios espacios debajo de un mismo techo: dos salas de reuniones, un espacio para muestras y materiales, un espacio para maquetas, una mesa para presentaciones y charlas, una zona de sofás, una zona de office y alrededor de 40 puestos de trabajo, pero todos con la clara vocación de potenciar la creatividad y el trabajo colaborativo.

espacio original antes de la reforma

axonométrica

planta general