Desde ya hace unos años, la compañía multinacional Willis Towers Watson (WTW) venía trabajando globalmente en la implementación de una nueva forma de trabajar que consolidara el trabajo colaborativo y la autogestión como centro de su cultura organizacional. Por este motivo, las nuevas oficinas de Santiago, diseñadas y habilitadas por Contract Workplaces, tenían que reflejar ese concepto en sus espacios físicos.

Siguiendo las directrices de la central londinense, las oficinas de Santiago se basaron en la metodología de ActivityBasedWorking (ABW o Trabajo Basado en la Actividad). Esto implica que el diseño de los espacios está pensado en función de las diversas actividades que se realizan en el trabajo, entregando múltiples posibilidades que permite que cada uno de los integrantes del equipo utilice el espacio en función de su quehacer diario, teniendo como focos la autogestión y la colaboración.

Para cumplir con el desafío solicitado, el equipo de Contract Workplaces Chile desarrolló un estudio para determinar cuáles eran los requerimientos y particularidades que el equipo de WTW necesitaba, en forma particular, para el desarrollo de su trabajo. Esta metodología permitió determinar el número, tamaño y disposición de los espacios que configurarían sus futuras oficinas y asegurarían la implementación de este nuevo sistema ABW.

El otro aspecto importante en el diseño de estas oficinas fue la elección del edificio Costanera Center como el lugar para albergarlas, esto permitió tener la incorporación del paisaje de la cuenca de Santiago como parte protagónica del diseño, incorporándolo como una experiencia en cada uno de los espacios que conformarían estas oficinas.

Los conceptos de este proyecto avanzaron en dos líneas paralelas en función de los dos principales focos de la compañía, el cliente y su equipo. Hacia el cliente se trabajaron los conceptos de una empresa global, transparente y cercana, para esto se utilizó la estrategia de abrir una conexión entre las dos plantas del proyecto con una escalera escultórica que se transformara en un icono que albergara a su alrededor los espacios de encuentro entre cliente y equipo.

Hacia su equipo, se trabajó como eje principal la integración, pero siempre teniendo presente la necesidad de concentración y trabajo individual de cada uno de ellos. Para esto fueron fundamentales dos estrategias de diseño, la primera, fue trabajar la amplitud generando un sentimiento de pertenecía al total, independiente del punto en que me encuentre y la segunda fue trabajar con radiantes de concentración desde el borde hacia su interior, dejando los lugares de trabajo individual en torno al muro cortina contemplando el paisaje y en el centro los espacios de colaborativos.

”Uno de los desafíos que este modelo plantea a los equipos de trabajos es la ausencia de puestos asignados y la movilidad como parte fundamental de la cultura. Para esto WTW incorporo en su espacio de trabajo tecnología de punta que le permite gestionar en línea la disponibilidad de espacios y posiciones que pueden ser utilizadas por los integrantes de su equipo.

Luego del término de la obra nos ha tocado en varias ocasiones visitar sus oficinas y no enorgullece que el equipo de WTW nos plantee que hoy se trabaja en forma más integrada, donde se producen ideas que antes no existían”, dijo Contract Wokplaces en un comunicado.