Los tacos o ”mojones” de carretera son una característica común de todas las calles de Francia y en el último proyecto del arquitecto local Olivier Vadrot, titulado ”Les Clous”, que significa “tachuelas” en francés, estos pequeños elementos de la señalética urbana se descontextualizaron para convertirse en los protagonistas de un parque infantil que invita a los niños a desarrollar nuevos juegos y narrativas.

Extendiéndose en el suelo del patio del Collège de Mondeville, en Calvados (Francia), más de 1700 de estos mojones, fundidos en latón por la fundición Huguenin en Vezelise, cerca de Nancy, dan forma a una serie de líneas onduladas aparentemente aleatorias. Sin embargo, si se lee en orden, el conjunto forma el poema escrito por el poeta haitiano James Noël, L’incandescence.

Perfectamente circular, y ligeramente convexo, cada elemento está grabado con un signo, una letra o un signo de puntuación, concebido específicamente para la ocasión por la diseñadora gráfica francesa Fanette Mellier.

”Este alfabeto, diseñado por mí y desarrollado por el estudio francés Bureau Brut, está inspirado en el diseño original de la fuente Futura, que se define por la estructura altamente geométrica. Para este proyecto, la fuente se adaptó para que cada letra se pudiera girar y leer desde varios puntos de vista. Por lo tanto, el diseño abarca la forma circular de los mojones y es adecuado para un paseo dinámico y no lineal.”, destaca Mellier.

”El texto se extiende sobre el asfalto como si hubiera sido escrito a mano en pequeños bloques o largas filas; Como una pequeña nota garabateada rápidamente en un mantel de restaurante o marcada en la playa con un palo ”, explica Vadrot.

Inspirada en la práctica literaria del caligrama, una práctica popularizada por el poeta francés Guillaume Apollinaire, la instalación lúdica implica la participación activa del lector, ya que debe recomponer las formas libres, buscar la dirección de las oraciones y moverse para descifrar el texto.

“Conciso y cincelado, pero rico y lleno de imágenes, el estilo de Noël se adaptó perfectamente a este ejercicio: escribir oraciones cortas en el piso, que se puedan leer por separado y luego ensamblar gradualmente para formar un todo”, concluye Vadrot.