Los millones de diarios que se desechan en el mundo todos los días fueron la inspiración del diseñador Mieke Meijer para crear este nuevo material.

Bio Intelligent Quotient -BIQ-, el único proyecto construido que incorpora algas en su fachada como alternativa de autoabastecimiento energético.

Se trata de instrumentos musicales hechos de basura para crear una orquesta donde participan jóvenes y niños vulnerables.