En el bosque de Finnskogen, un área de Noruega y Suecia situada en los condados de Hedmark y Värmland respectivamente, se encuentran estas cabañas -o cabinas- en altura diseñadas por el arquitecto noruego Espen Surnevik. El proyecto ”PAN Treetop Cabins” consta de dos refugios levantados sobre delgados pilotes de acero y a los que se accede a través de escaleras en caracol conectadas a una pasarela elevada. El proyecto fue encargado por una pareja que quería crear un retiro turístico en “el verdadero desierto noruego”.

El uso de superficies metálicas homogéneas otorga a las cabañas un carácter distintivo en medio de la naturaleza como un modo de subrayarlas como un objeto intelectual, creado por el hombre, puesto en la naturaleza.

“En lugar de construir el proyecto en madera, que se encuentra directamente en la naturaleza, los materiales utilizados en el proyecto buscan ser un contraste con la tactilidad del bosque”, dijo Espen Surnevik.

Las cabañas tienen forma de carpa para encontrar una “claridad primordial” encontrada también en las casas ”A” o las “surrealistas” de los dibujos animados del Moomin de Tove Jansson. Ambas cabañas se basan en los mismos dibujos, pero se han personalizado para que se ajusten a sus sitios específicos. Cada una tiene 40 metros cuadrados y puede acomodar hasta seis personas.

En el interior, cada unidad tiene una pequeña cocina negra, un baño y un altillo con una cama doble. Camas suplementarias están ocultas dentro de las paredes y se pueden plegar cuando son necesarias.

Cada cabaña está revestida con pisos y paredes de madera de pino, mientras que todos los textiles están hechos de lana local teñida con los colores del bosque para crear un “ambiente cálido e íntimo”.

Como estrategia de confort térmico, Surnevik inclinó las cabañas en relación con la trayectoria del sol para maximizar la luz natural, que se filtra a través de sus grandes ventanas de vidrio, y al mismo tiempo ayuda a calentar los recintos.

sección longitudinal

planta general