El estudio suizo Panter & Tourron presenta ”Tense”, un proyecto de investigación en mobiliario que explora la evolución de los ambientes en una era de movilidad global e identidades líquidas. Así, cinco sencillas y livianas piezas de mobiliario neo-nómadas conectadas por la fuerza de la tensión permiten recrear la atmósfera de un hogar en cualquier lugar con apenas unos simples pasos.

Presentada durante la Milan Design Week 2019, la colección incluye una mesa, una silla, una lámpara colgante, una lámpara de pared y pantallas que se pueden usar para dividir un espacio. Todas las piezas juntas pesan 20 kilogramos y mantienen su forma únicamente usando resistencia a la tracción.

“Nuestros padres y abuelos invirtieron en un hogar y vivieron allí toda su vida, pero esta tendencia está cambiando en la actualidad. Tenemos tendencias nómadas; gracias al trabajo, el amor, los estudios, estamos cada vez más desplazados, por lo que es difícil invertir en cosas pesadas y moverse con ellas”, dijo Panter & Tourron.

Cada uno de los cinco elementos es fácil de transportar, ya sea plano o en un tubo, y se puede ensamblar sin necesidad de piezas o herramientas porque eso es, según Panter & Tourron, “una de las primeras cosas que hacen que los muebles queden obsoletos”.

La mesa es extremadamente duradera con una tapa plana hecha de láminas delgadas de aluminio, apoyada en una base de tambor circular hueca del mismo material. Los dos elementos se mantienen unidos con una tira de cinturón de plástico que se asegura debajo de la base. Toda la mesa pesa menos de seis kilogramos.

Las pantallas están hechas del mismo material que se usa para hacer las partes superiores de las zapatillas de malla y pesan solo dos kilogramos. El estudio trabajó con Stoll, la compañía que vende maquinaria de punto plano a Nike, para producir un atractivo tejido con estampado de camuflaje hecho de poliamidas producidas a partir de botellas de plástico recicladas.

La silla está hecha de dos piezas elípticas de madera contrachapada unidas con tiras que forman la base y el respaldo curvo, con una cubierta de neopreno azul que se desliza sobre el exterior. El estudio describe que el sistema funciona “de la misma manera que una pelota de tenis”. Todas las piezas de la silla caben en un sobre grande que el estudio está desarrollando actualmente y espera que mida alrededor de un metro por 50 centímetros.

“Una silla es generalmente una forma moldeada, y es muy costoso comprar los moldes, luego se pega en una estructura de madera, con pegamento muy malo y luego tela grapada que es absolutamente no reciclable”, explicó Tourron sobre su enfoque diferente.

La lámpara de papel no tejido pesa solo 250 gramos y presenta una tira de luz LED dentro de dos discos de papel unidos. Es impermeable e imposible de rasgar, y se puede enrollar y entregar en un tubo.

La lámpara de pared redonda tiene un borde acrílico flexible que se cubre con una película dicroica para crear un efecto de color. Al igual que la luz, también se puede enviar en un tubo, lo que, según el estudio, reducirá los costos de transporte.

“Creemos que el peso ligero es el futuro de la sostenibilidad, porque contamina menos y paga menos dinero para el transporte”, dijo Panter & Tourron. ”Al aplicar los principios aprendidos del mundo de la tecnología a la producción de muebles y al utilizar una biblioteca de materiales duraderos y sostenibles, buscamos cambiar el enfoque de la industria del mueble hacia prácticas más sostenibles.”