París, la capital de Francia, es a menudo catalogada como una de las ciudades más bellas del mundo y está a punto de volverse aún más atractiva. Eso porque se acaba de aprobar una nueva ley y ahora los parisinos no solo podrán, sino que también se les alienta a tener sus propios huertos urbanos dentro de los límites de la ciudad, en cualquier ubicación.

Tras pedir un permiso, renovable de tres años, los parisinos podrán cultivar hortalizas, frutas, flores y otras plantas en las paredes, en los tejados, en los jardines; en cualquier lugar, incluso en las jardineras de los árboles en la calle. Según el proyecto de ley, estos jardines deben mantenerse utilizando únicamente métodos sostenibles. Eso significa que no hay pesticidas. La ciudad de París también proporcionará a cada nuevo jardinero un “kit de siembra” (que incluye semillas y tierra vegetal) para poner en marcha sus proyectos.

Los solicitantes, también se deberán comprometer a mantener correctamente sus huertos urbanos y asegurar que la vegetación mejorará la estética de la ciudad. La ciudad pidió a los residentes ser creativos con el lugar donde van a hacer crecer sus plantas. Dicen que han ofrecido a los residentes algunas sugerencias, pero principalmente esperan que la gente utilice su imaginación para descubrir donde pueden colocar sus jardines y hacer más verde la ciudad.

Esta iniciativa que se alinea con varios de los Objetivos y metas de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas, es parte del plan de la alcaldesa Anne Hidalgo de agregar 100 hectáreas de espacios verdes a París para 2020.

”Hay flores por todas partes para quien quiere verlas”