Simulacro, una nueva instalación del arquitecto portugués Pedro Henrique Nunes Silva, tiene como objetivo despertar los sentidos y la imaginación del transeúnte en el corazón de la ciudad de Santa Maria da Feira, Portugal, donde el río Caster corre todos los días.

”Como el río, pasamos por la ciudad sin observarla. Este es un acto inconsciente común a todos los que nos administramos por un cronograma, actividad, compromiso o propósito.” dijo el fundador de Pedro Henrique Arquitecto.

Durante el proceso de diseño, Pedro Henrique exploró el curso de este río que desenreda el núcleo de uno de los bloques más antiguos de la ciudad. Este núcleo revela lo que se conoce como no lugar, porque no es el resultado de un plan propio, sino el resultado de todo lo que sucede a su alrededor.

”Este no lugar tiene tanto remanente como potencialidad, por lo que pretendemos transformarlo temporalmente en un espacio efímero, dándole condiciones para crear permanencia.
Por lo tanto, el primer objetivo de esta intervención es transformar el no-lugar en un espacio efímero del ser.”

Este espacio efímero provoca permanencia que desencadena la observación y la contemplación porque ”cuando nos permitimos observar verdaderamente, nos permitimos entender lo que nos rodea, imaginarnos sobre esta realidad, formar críticas, reflexionar.” dice el arquitecto.

La intervención consiste en la colocación de una red de seguridad accesible sobre el río. Una vez en la red, el público está flotando sobre el río, un reflector natural que genera innumerables puntos de vista. Cada uno de ellos puede ser un disparador diferente de pensamientos y, por lo tanto, de crítica y reflexión.

”Simulacro (podría ser realidad)” comienza a partir de la visión de un grupo de arquitectos que, a través de la disciplina de la arquitectura, intentan transformar lo que no es un lugar en un espacio efímero y fomentar la reflexión y la crítica sobre el reclamo del espacio público por parte del público.