En un barrio comercial de Rosario, Argentina, la arquitecta local Mariel Suárez -de Red Arquitectura- ha utilizado murales que recuerdan las Geishas japonesas para animar el interior de la peluquería Gump.

La peluquería se desarrolla alrededor de un mueble zigzagueante que articula el espacio y crea un recorrido con puestos de trabajo alrededor del mismo. Su tapa de mármol negro sobre perfiles de aluminio generan un contrapunto entre la rugosidad e imperfección de la losa de techo y la precisión de los ángulos del revestimiento del mueble. El resto del mobiliario se resolvió con perfiles metálicos y placas de madera.

La instalación eléctrica se despega de las paredes con cañerías y cajas de aluminio externas y del techo con bandejas metálicas que hacen de soporte a los artefactos de iluminación.

Los espejos fueron pegados a los muros y los marcos desplazados con una leve inclinación que junto con las 3 bandejas metálicas con iluminación, dispuestas de manera no ortogonal en la losa, desvían la perspectiva de su punto de fuga central.