Una vez más, el diseñador belga Pierre-Emmanuel Vandeputte crea un dispositivo elaborado con pocos y sencillos materiales que busca ofrecer a su usuario un momento de intimidad en medio del ajetreo y las presiones de la vida diaria. Se trata esta vez de Diplomate, más que un divisor de espacios, un divisor de ámbitos de trabajo compuesto por un bastidor de madera de roble y un paño de fieltro de lana 100% que sirve, a la vez, como pantalla y como espacio de almacenamiento para cuadernos o pequeños secretos. Para instalar el divisor, no basta más que apoyarlo sobre la superficie de cualquier mesa de trabajo para crear una cierta distancia con las muchas exigencias y profundizar en pensamientos o el mismo trabajo.

pierre-emmanuel vandeputte-diplomate-catalogodiseno (5)

Al igual que en Nascondino, esta nueva pieza de diseño emocional explora las capacidades del fieltro para dar origen a una superficie amigable y acogedora que es capaz de evocar la sensación de refugio, cobijo y protección frente a un entorno colmado de asociaciones simbólicas vinculadas al éxito, la producción y la competencia.

pierre-emmanuel vandeputte-diplomate-catalogodiseno (7)

pierre-emmanuel vandeputte-diplomate-catalogodiseno (4)

pierre-emmanuel vandeputte-diplomate-catalogodiseno (8)