La compañía estadounidense Pliant Energy Systems ha convertido una de sus tecnologías de energía verde en un sistema de propulsión para un robot que es capaz de explorar la tierra y el mar. El robot Velox puede moverse a través del agua, así como sobre arena, piedras, nieve, hielo y otros terrenos sólidos, completando las tareas que los robots diseñados exclusivamente para tierra o mar no podrían realizar. La versatilidad de Velox se debe a sus aletas suaves y onduladas, que se instalan a ambos lados del cuerpo y se mueven en un patrón hiperbólico que recuerda a una raya o milpiés.

Originalmente, Pliant Energy Systems desarrolló las aletas como un sistema para generar electricidad a partir de la fuerza de los ríos. Querían una forma que no se enredara con los escombros y que no se dañara al chocar contra objetos pesados ​​como troncos de árboles o grandes rocas.

“Resulta que estas aletas son tan efectivas en la creación de empuje propulsor para robots nadadores como en la captura de la energía que fluye a través de los ríos”, dijo el CEO y fundador de Pliant Energy Systems, Benjamin Pietro Filardo.

Las aletas hacen que el Velox sea eficiente y ultra-maniobrable. El robot puede revertir instantáneamente la dirección o hacer un giro rápido. Filardo agrega que es el primer robot de patinaje sobre hielo del mundo, ya que utiliza fricción anisotrópica, el mismo principio de física que se aplica a un patinador humano que se impulsa sobre el hielo.

Sus capacidades anfibias hacen de Velox la máquina potencialmente más efectiva para estudiar y cartografiar la zona de surf, donde las olas se encuentran con la costa, un área que está fuera del alcance de los drones submarinos típicos. Pliant Energy ha creado un prototipo de Velox como prueba de concepto mientras busca fondos y socios para desarrollar el producto para propósitos específicos.