El artista australiano Michael Candy ha intervenido los sistemas ecológicos del mundo real a partir de flores robóticas impresas en 3d para integrarlas en el ciclo reproductivo de la flora. Se trata de un método de polinización artificial que busca ayudar a aumentar la población de abejas. Estas imitaciones ofrecen un suplemento de néctar fabricado mientras se unen al polen recolectado por las abejas.

El ”Polinizador sintético” es un proyecto conceptual que ofrece a las abejas una fauna artificial que sería más segura que una real para que las abejas puedan polinizar sin riesgo, debido al uso de pesticidas.

“Es de conocimiento común que la población de abejas está sufriendo en todo el mundo debido a los pesticidas, el cambio climático y los ácaros Varroa; para estos problemas podemos encontrar soluciones”. dijo Michael Candy.

Las flores robóticas de Candy están equipadas con polen y néctar y están diseñadas para instalarse junto con plantas reales, creando un ecosistema híbrido que invita a las abejas a polinizar.

Cada una tiene un estambre sintético y pétalos impresos en 3d basados ​​en los de las especies de colza, para engañar a las abejas haciéndoles creer que son plantas reales.

“Me ha llevado varios años convencer a las abejas para que aterricen en estos polinizadores sintéticos. El color y la forma de la unidad son importantes para la atracción ya que las abejas tienen una variedad de formas de identificar las flores”. contó Candy.

Las flores están conectadas a una red compleja de motores y tubos, que empujan una solución de néctar hecha por el hombre a la superficie de las flores para atraer a las abejas. El polen fue recolectado por Candy de las colmenas usando una trampa de polen, un dispositivo que se coloca sobre la entrada de la colmena y recolecta las bolitas de polen sobrantes de las patas traseras de las abejas.

El polen es enviado a un estambre sintético, la parte de la flor que contiene el polen al final de sus filamentos, antes de ser enviado a través de los motores, que regulan la cantidad de polen distribuido a la flor. Las abejas luego recogen el polen como lo harían de una flor normal.